si me dejo llevar…

 
 
 

Y si lo dejo estar…? No, eso significará que o bien alguien va a elegir por tí, o que te dejarás llevar por la opinión generalizada. Ambas opciones te anulan como un sujeto dueño de su devenir. Actualmente la mayor parte decide en base a seguir encajando cueste lo que cueste en este mecanismo enfermizo, donde la singularidad en el discurso, la idea o la ética personal, están totalmente polarizadas, dejando atrás aliados o enemigos indistintamente. En mi camino o tránsito necesito incertidumbre, temor, desconfianza e incluso miedo, para elevarme sobre todo ello hasta hacer mío el polo opuesto de todos estos conceptos, solo así sabré si hice bien. Sentiré que esa barrera ha dejado de existir. Una de las mejores cosas que tenemos es el poder de ornamentar nuestro futuro en el presente eligiendo equivocarnos o acertar con cada una de nuestras decisiones. Ese es el verdadero patrimonio del individuo.